Estás tragando microplásticos y seguramente no lo sabes

Según la Unión Europea, desde 1960 la producción mundial de plástico se ha multiplicado por veinte. En 2022 ya había alcanzado 400 millones de toneladas. Y todo indica que se van a duplicar en los próximos 20 años.

Y podríamos estar tranquilos, pensando que se recicla. Pero no. Nada más lejos de la realidad. En la Unión Europea tan solo recicla un 30% de los plásticos produce, siendo optimistas. Y de la que llega a terceros países mucho menos, dado que son menos estrictos en cuanto a sus leyes medioambientales.

Es sorprendente, pero sí, cada año se producen 500 mil millones de botellas de plástico. ¿Y esto qué repercusiones tiene? ¿Tiene efectos en nuestra salud? Pues… parece que sí. A través de la palabra de moda: microplásticos.

.

El descubrimiento que hizo saltar las alarmas en todo el mundo

Microplásticos: palabra del año en 2018. Y no es casualidad. Porque ese mismo año, la Agencia Federal de Medio Ambiente de Austria y la Universidad de Medicina de Viena hizo una investigación que dio resultados sorprendentes: encontraron microplásticos en las heces humanas, con lo que se confirmaba que estas partículas estaban siendo ingeridas por los seres humanos.

Los investigadores encontraron hasta nueve tipos de plásticos diferentes, con un tamaño entre las 50 y las 500 micras. Es más, la media era de 20 partículas por cada 10 gramos de heces. No es cosa de broma. En cuanto al tipo de plásticos, encontraron polipropileno y el tereftalato de polietileno, dos plásticos muy empleados en embalajes, recipientes y textiles.

Posteriormente se hicieron análisis en sangre, y sí, ya está confirmado lo que se temía: el plástico ya no solo está en las heces, sino también en la sangre.

.

¿Qué son los microplásticos exactamente?

Se habla de microplásticos para hacer referencia a todas aquellas partículas menores de 5 mm, pero sobre todo de aquellas partículas tan pequeñas que resultan imperceptibles o invisibles a simple vista. Y proceden sobre todo de la degradación de los residuos plásticos con los que tanto estamos contaminando nuestro planeta. Tienen un tamaño nanométrico que permite que pasen incluso a través de las membranas celulares.

También nos estamos refiriendo a los nanoplásticos, es decir, de tamaño inferior a una micra. Para hacernos una idea de lo que esto representa, un cabello humano mide 83 micras de ancho. Es decir, que no son invisibles a la vista humana, pero estar, están.

.

¿Cómo llegan los microplásticos a nuestro organismo? El zooplancton

He ahí el quid de la cuestión. Porque aquello con lo que contaminamos el planeta, nos viene de vuelta. Podemos levantar la alfombra para meter el polvo dentro y disimularlo, pero al final rebosa por todos lados. Y sí, nos llega de vuelta.

En 2017, la revista The Royal Society ya alertaron de que los fondos marinos se han convertido en «sopas de plástico» en las que millones de peces ingieren este material. ¿Y cómo es posible? Muy sencillo, y trágico a la vez. El zooplancton marino es la base de la alimentación de las especies marinas primarias. No es un único animal, sino un tipo variado de animales pequeños que incluye bacterias, cnidarios, radiolarios, foraminíferos, rotíferos, crustáceos y larvas de peces, entre otros. Este zooplancton marino ingiere partículas de nanoplásticos confundiéndolas con comida, y de ahí pasa a la cadena alimenticia, puesto que al ser ingerido por otros animales de mayor tamaño, y estos por otros aún mayores, etc., se reparte por todas las especies marinas, y finalmente llega a nuestro organismo cuando nosotros ingerimos pescado.

Y lo que es peor si cabe, esta ingesta de nanoplásticos por el zooplancton reduce su capacidad reproductiva, y por tanto disminuye la cantidad de peces en el mar. Y para más inri, mucho zooplancton se muere de hambre sintiendo «el estómago lleno» con algo que, evidentemente, no les aporta ningún nutriente.

.

¿Trago microplásticos al beber agua embotellada?

La respuesta es contundente. Sí, sin lugar a dudas. Hablamos sobre todo de Polietileno.

La realidad es que la mayor parte de los plásticos se emplean en la fabricación de envases, es decir, en productos de un solo uso. Como las botellas de plástico. Tan solo los fabricantes de bebidas producen más de 500 mil millones de botellas de plástico de un solo uso cada año (fuente: Greenpeace).

De hecho, el agua embotellada contiene 100 veces más nanopartículas de plástico de las que se pensaba. Estamos hablando de un cuarto de millón de diminutos trozos de plástico por litro, diminutos e invisibles.

¿Cuál es el tipo de plástico qué más nos llega? Sí, el que proviene del que se utiliza para embotellar el agua, polipropileno tereftalato, más conocido como PET. Es el material del que están hechas muchas botellas. Se introduce en el agua al desprenderse trocitos cuando se aprieta la botella o se expone al calor, tal y como afirman los investigadores. Y también ocurre al abrir y cerrar repetidamente el tapón. Y sobre todo, por encima de todo, el problema viene cuando reutilizamos esa botella de plástico una y otra vez, sobre todo en verano, cuándo más calor hace.

¿Qué efectos tiene en nuestro organismo la ingesta de plásticos?

Esa es sin duda la gran pregunta. Y no está claro todavía. Aún se desconoce con exactitud el efecto que pueden tener a largo plazo, pero sí se observan ya desórdenes de alimentación y reproducción, como ocurre con el propio zooplancton. También alteraciones en el metabolismo energético, cambios en la fisiología hepática, así como reacciones con otros contaminantes orgánicos.

Nos queda cruzar los dedos con la esperanza de que el efecto sea lo más dañino posible, o… evitar el consumo de plástico, sobre todo en el agua embotellada. Y es ahí dónde desde Agua Sansopol, podemos ayudar. Sobre todo ofreciendo agua saludable para familias y empresas sin plástico.

.

Pídenos información sin compromiso al 641662217 o a info@sansopol.com o a través del formulario de nuestra web.

¿Listo para transformar tu relación con el agua? ¡Sigue nuestras redes sociales y mantente al tanto de las últimas noticias y consejos!

.

En Sansopol, estamos comprometidos a proporcionarte soluciones excepcionales que te ayuden a vivir de manera más saludable y sostenible.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts